BODAS REALES: LA BODA DE SONIA MORALES & GUSTAVO AGUIRRE EN LANZAROTE. Por Oswaldo Machín.

Lanzarote, la isla enigmática, negra, marciana; esconde un encanto y un misterio especial que hace que la ames o la odies. Pero sin duda, es uno de los destinos más espectaculares donde celebrar una boda. Porque elijas el lugar que elijas, el paisaje trasladará a tus invitados a otro mundo.

Si no la conoces, Lanzarote es una de las islas que forman el archipiélago de las Islas Canarias junto a Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Palma y La Gomera; ubicadas en mitad del Océano Atlántico y a pocas millas del Continente Africano.

Muchos de nuestros vestidos viajan miles de kilómetros para vestir a la novia en su gran día, otros se quedan en casa, nuestra isla, para envolver de más elegancia y sensualidad al enlace.

Nos enorgullece presentarte las Bodas Reales, por Oswaldo Machín. Haremos el recorrido por algunos de los enlaces en los que nuestros vestidos han formado parte.

Y para dar comienzo a la narración de la primera Boda Real OM, no podemos estar más felices de poder compartir una boda única que se celebro el pasado agosto en donde los detalles importaron y tuvieron un protagonismo máximo.

BODA REAL por Oswaldo Machín: Sonia & Gustavo.

Hoy le toca el turno a Sonia & Gustavo, que dieron el ¡sí, quiero! en una espectacular finca en la isla manriqueña en el mes de agosto de 2019.

Sonia lleva el Modelo Salinas

OM: ¿En qué iglesia se celebró la ceremonia?

S&G: La ceremonia se celebró de manera civil en el Jardín de Teguise.

OM: ¿Dónde te preparaste para el gran momento?

S&G: Ambos nos preparamos en el Hotel Meliá Salinas. Yo (Silvia) me vestí en Villa Mercedes, que fue donde pasamos la Noche de Novios.

OM: ¿Cómo te sentiste cuando te observaste vestida con uno de nuestras creaciones?

S&G: Nunca imaginé las sensaciones que tuve, aunque estaba muy tranquila (dentro de lo que se espera en esta situación) ya que estaba en manos de lo que para mí fueron lxs mejores profesionales (Oswaldo, Nuria y Rubén).

OM: ¿Qué es lo que te hizo decidirte por tu vestido?

S&G: Tenía claro desde siempre que mi vestido me gustaría que lo “diseñara y confeccionara” Oswaldo por diversos motivos. Primero porque sus diseños me entusiasmaban, segundo porque en general para la realización de nuestra boda apostamos por empresas y profesionales de la Isla. Y en cuanto al vestido en particular, atendió perfectamente a todo lo que en un primer momento tenía claro: color blanco roto, manga baja y un guiño a nuestras tradiciones y costumbres al incluir en el vestido calado de Ingenio.

OM: ¿Era el vestido que siempre te habías imaginado?

S&G: Tenía muchas ideas en la cabeza pero cuando me escuchó (OM) en nuestra primera reunión esbozó el traje con una facilidad pasmosa y a la par con gran maestría y sencillez.

OM: ¿Cómo fue el proceso del diseño y la confección del mismo?

S&G: Para mí fue tranquilizador contar con alguien profesional. Si es cierto que una como novia se veía apurada pero en general lo recuerdo como momentos de curiosidad.

OM: ¿Qué flores llevaba tu ramo?

S&G: Al igual que el guiño a nuestros calados en las flores del ramo y de la decoración floral del evento, primó el Verol y otro tipo de flores (priorizando rosas de pequeño tamaño) de cromatismo suave.

OM: ¿Dónde se celebró el banquete?

S&G: Todo el evento desde la ceremonia hasta el cóctel, cena y fiesta posterior fue en El Jardín de Teguise.

OM: ¿Algún momento especial o que divertido que recuerdes?

S&G: Sin duda el momento que nadie excepto los novios y el personal del Jardín de Teguise conocían. El baile de todos los invitados con la canción de Álvaro Soler “Todos bajo el mismo Sol”. En ese momento el personal del Jardín repartió banderas de Argentina y España y los comensales bailaron y disfrutaron de manera totalmente desinhibida.

OM: ¿Algún consejo para las futuras novias?

S&G: Ponerse en manos de profesionales nos evita el tener más nervios que los propios del momento.

OM: ¿Quién fue el artífice de estas fotos tan maravillosas?

S&G: El artista fue Rubén Acosta. Una apuesta que teníamos clara desde el principio. Un profesional de primera, sencillo y que te hace sentir como un amigo desde el primer momento. Para nosotos captó los mejores momentos con mucha naturalidad.

OM: ¿Y el novio, cómo se sintió con la elección del traje?

S&G: El novio también optó por un traje de la tienda de Oswaldo. Un traje italiano de gama azul. El novio llegaba con una idea totalmente diferente, pero la profesionalidad de Oswaldo y su asesoramiento concluyó ya en su primera visita a ayudar a dar con el modelo preciso para la ocasión. Esto hizo que el novio se sintiera cómodo y seguro ante un evento de tal calibre.

Como dice  Manuel Carrasco en su canción «Qué bonito es querer«:

Tiene un cañón de alegría en sus ojos, 

y todo aquel que la mira se llena de amor; 

es el ángel de la guardia para los demonios.

Le juro que no exagero, es todo corazón.

(…)

Qué bonito es saber que siempre estás ahí, 

quiero que sepas que voy a cuidar de ti.

Qué bonito es querer y poder confiar,

afortunado yo, por tener tu amistad (o amor… 😉

¡Por muchas Bodas Reales con Oswaldo Machín!

 

El vestido de tu día.